El alisado marroquí es una técnica desarrollada en Marruecos para modelar los cabellos ondulados, dañados y crespos. Este tratamiento es elaborado con arcilla blanca y aceite de cacao, ingredientes claves para devolver al pelo su maleabilidad y resistencia.

Los cabellos frágiles y/o cabellos castigados recuperan la vitalidad, elasticidad y se alisan de forma natural y duradera. Es un producto inocuo que no contiene formol y se lo puede aplicar en cualquier tipo de cabello, sin importar si fue tratado con coloración o permanentes. La diferencia entre el alisado de queratina con el marroquí es que el primero es para ondulados y crespos y el segundo para las melenas más encrespadas y rebeldes.

La forma de aplicación es semejante al alisado de queratina, primero se lava el cabello dos veces con el champú anti-residuos para fomentar la absorción del producto alisante, seguidamente se seca el cabello y se lo separa por sectores.

Se aplica una pequeña cantidad de producto a 1 cm de la raíz y con un peine se lo extiende hasta la punta sin que quede ninguna parte del mechón seca. Se deja actuar por 15 minutos y se lo cepilla con el secador a modo de brushing.
En caso de notar ondulaciones en el pelo cuando se lo está secando, es conveniente aplicar nuevamente el producto en la zona que necesita refuerzo.

El siguiente paso es pasar la plancha por el cabello, esta tiene que ser de cerámica y levantar una temperatura de 180º, se debe de pasar calor por cada mechón unas 8 a 10 veces.

Pasados unos tres días se puede lavar el pelo como de costumbre y preferentemente con agua fría.

Para garantizar los mejor

es resultados del alisado es conveniente que sigas estas recomendaciones:

  • Recoger el cabello
  • Colocarlo tras la oreja
  • Mojarlo
  • Enrollarlo
  • Pasar las manos por encima
  • Es necesario peinarlo cuando se sienta enredado

Fuente: entrepeinados.com

Republished by Blog Post Promoter

Entradas relacionadas